5 cosas que son letales y que no debes hacer después de acabar de comer. La #4 es la más letal

Para toda persona, la alimentación es una de las actividades más importantes del día. No importan cuan ocupada sea nuestra jornada, siempre debemos tener el tiempo para comer. Y es que los alimentos son el combustible que nos da la energía que necesitamos.

Por otro lado, los alimentos que escojamos influyen directamente sobre nuestra salud.
Por eso es importante que, al ir al supermercado, consigamos alimentos saludables.

Ahora bien, es muy importante tener presente que a la hora de comer hay cosas que nunca deben hacerse. Lamentablemente, muchas personas desarrollan malos hábitos mientras comen. Como consecuencia, contraen distintos tipos de enfermedades o les aparecen dolores extraños.

Ahora queremos mostrarte algunas de esas malas costumbres que quizás tu también tienes y debes evitar. Puede que al principio no te resulte nada fácil abandonar. Tampoco puedes pensar que eliminarás tu mal hábito de la noche a la mañana. Pero si te lo propones, lo podrás lograr.

5 malos hábitos que debes evitar hacer después de comer

Fumar

No es ningún secreto que después de comer el cuerpo debe digerir los alimentos. Para ejecutar esta actividad, el cuerpo utilizará mucho oxígeno. Pero al fumar la nicotina se unirá a ese oxigeno que es necesario para la realizar la digestión. Como resultado, se tendrá mayores posibilidades de desarrollar enfermedades cancerígenas.

Consumir frutas

Si no lo sabías, la digestión de los alimentos no es la misma que se realiza para procesar las frutas. El cuerpo usa enzimas especiales la digestión de las frutas y aprovechar sus nutrientes. Por esto es que se recomienda consumir frutas con el estómago vacío para aprovecharlas mejor, especialmente en ayunas. El azúcar natural presente en las frutas hace que se necesite más tiempo para procesarlas.

Otra ventaja de comer fruta con el estómago vacío es que se aprovecha mejor sus nutrientes, fibra y azúcares. Sin embargo, si las consumimos luego de comer, podemos sufrir graves consecuencias. Entre ellas podemos destacar la acidez estomacal, indigestión y eructos.

Dormir

Según investigaciones, si te acuestas justo después de comer puedes sufrir molestias, hinchazón, y otros patrones de sueño. Y es que al acostarnos con el estómago lleno, podemos causar que nuestro estomago se queme.

La Facultad de Medicina de la Universidad de Loannina realizó un estudio al respecto. Los resultados arrojaron que quienes duraban un tiempo antes de irse a la cama luego de comer, tenían menos riesgos de padecer derrames cerebrales. De ahí que sea recomendable resistir la tentación de acostarnos después de comer.

Lo ideal es esperar por lo menos 1 hora después de haber ingerido los alimentos.

Tomar un baño

Algo llamativo es que cuando nos bañamos el cuerpo toma una acción evasiva. Sucede que al mojarnos, la temperatura del cuerpo cambia bruscamente. Para ayudar a equilibrar la temperatura, el cuerpo cambia la dirección del flujo sanguíneo para que llegue a la piel. Como resultado, tenemos menos sangre para ayudar al organismo a digerir la comida. Esto ralentiza el proceso de digestión o puede hacer que el proceso quede inconcluso.

Beber té

Este hábito es aceptado por la muchas personas y culturas en todo el mundo. Pero lo cierto es que puede provocar daños graves.

Uno de los principales compuestos del té es el ácido tánico. Este se une con el hierro del cuerpo y el que aportan los alimentos. Como consecuencia, se dificulta mucho el proceso de la digestión. Por lo demás, puede ser muy dañino para las personas que padecen de anemia.

Como puedes ver, muchos de los hábitos que creíamos saludables luego de comer, pueden provocarnos daños graves. Si acostumbras realizar, aunque sea uno de estos, será mejor que pienses en dejarlo. De lo contrario puedes padecer las consecuencias antes mencionadas.

Si quieres advertir a tus amigos sobre el peligro de estos malos hábitos, comparte este artículo en tus redes sociales.

Loading...

Déjanos tu comentario